La Barcino Romana

mapa barcinoBarcino, la colonia romana Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino, se fundó a finales del siglo I a.c. (entre los años 15 y 10 a.c.) en una pequeña elevación del plano de la actual Barcelona, el Mons Taber.

Todavía hoy es posible recorrer parte del perímetro de la ciudad amurallada y reconocer vestigios de la vieja ciudad.

Nuestra ruta por la Barcelona Romana empieza en el Museu d’Historia de la Ciutat (1 en el mapa). El Museu está situado en la Plaza del Rey y en su subsuelo se halla el conjunto más importante de restos de la antigua ciudad romana así como información que nos permitirá una mejor comprensión del resto de la ruta.

En el subsuelo del Museo encontramos restos de la ciudad Romana (calles, casas, comercios…) y del conjunto episcopal paleocristiano (formado por una basílica y un baptisterio). También podremos acceder a la muralla romana desde la primera planta del museo.

columnas del templo romano de barcino

La segunda parada de la ruta es en la calle Paradís número 10 (2 en el mapa). Allí, en el local del Centre Excursionista de Catalunya y en el punto más alto del Mons Taber, se encuentran los restos (cuatro columnas y un fragmento del arquitrabe) del antiguo templo de Augusto (del s. I después de Cristo).

acueducto barcinoDejamos el templo, pasamos por la Plaça de Sant Jaume y la calle del Bisbe hasta la Plaça Nova. Allí encontramos una de las antiguas puertas de la ciudad (franqueada por dos torres circulares) y los restos (adosados a una de las torres) de los acueductos que llevaban el agua a la ciudad. Desde aquí podemos seguir el trazado exterior de la muralla por la avenida de la Catedral, Tapineria, plaça de Ramon Berenguer el Gran (8 en el mapa), Sots- tinent navarro (7 en el mapa), plaça del Traginers, Correu Vell (4 en el mapa, en el interior de un patio podemos ver un fragmento impresionante del lienzo de las murallas y dos torres), Regomir, Pati Llimona, Avinyo, Call, Banys Nous y de la Palla (11 en el mapa) hasta volver a la puerta de la calle del Bisbe.

Las murallas que podemos ver corresponden a la segunda muralla que se hizo en la Barcino Romana. Se hicieron a finales del S. III adosadas a la cara exterior de la vieja muralla fundacional. La muralla tenía 76 torres, 66 cuadradas y 10 de planta circular (situadas en las puertas y en los ángulos de la muralla).
El recorrido por el trazado de la muralla es largo pero no faltaran en nuestro camino bares agradables y restaurantes de todo tipo dónde poder recuperar fuerzas.

Salimos de la ciudad romana y en la actual Plaça de la Vila de Madrid, encontramos los restos de una Vía Sepulcral de los siglos I al III a.c.

Y en la calle Duran i Bas podemos ver los restos (unas arcadas) de uno de los acueductos que acercaban el agua a la ciudad y que entraban en ella junto a la puerta de la plaça Nova.

la muralla de barcino y una de las torres

Son pocos restos pero nos permiten hacernos una idea del trazado de la ciudad y de sus defensas. El recorrido, por calles llenas de historia, es agradable y nos permitirá descubrir rincones de Barcelona que, siguiendo las habituales rutas turísticas, nos perderíamos.

Comer y beber durante nuestra ruta puede convertirse en un placer añadido. Bares y restaurantes de todo tipo y para todos los bolsillos nos acompañarán durante el paseo.

Imprescindible:

  • El Museu d’Història de la Ciutat organiza una visita guiada y comentada por la Barcelona Romana. Podemos reservar y, si somos un grupo, elegir el idioma en el que queremos que nos hagan las explicaciones.

Datos útiles:

  • Museu d’Història de la ciutat: 932562122 (información y reservas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>